Conferencias de alta calidad
Representación de Conferencistas y Latin American Speakers

          

Historia de vida y caso de éxito de los conferencistas y empresarios Hermanos Pancardo

(Una vida llena de obstsaculos y adversidades)

 
 

Victor y Sergio García Pancardo, mejor conocidos como los hermanos Pancardo, nacen en un municipio pequeño perteneciente al estado mexicano de Puebla llamado Teziutlán, en 1982 y 1985. Son conferencistas internacionales actualmente catalogados como los más dinámicos arriba del escenario y creadores de varias exitosas empresas, así como managers de varios artistas y speakers. 

En su infancia, los hermanos Pancardo no tuvieron modelo masculino alguno a seguir, pues a los 6 y 3 años, respectivamente, su padre Alfonso García muere en un accidente automovilístico en la ciudad de Zacatecas, donde radicaban. Su madre, Mirna Pancardo, al recibir la desafortunada noticia, sufre un derrame cerebral que le ocasiona la inmovilidad de la mitad del cuerpo dejándola postrada en una silla de ruedas indefinidamente.

Sergio es el segundo y Víctor, el tercer hijo de una familia de cuatro hermanos. Dora Alicia es la mayor y Mauro, el menor de ellos. Tras la muerte de su padre y la enfermedad de su madre, la miseria llega a sus vidas, pues a su madre no le daban trabajo en ningún lado debido a su discapacidad, por lo que decide regresar a Teziutlán, donde se encontraban la mayoría de sus familiares.


Cuando llegan, el infierno se desata cada día, porque Mirna tenía un verdadero reto y un único objetivo: alimentar a sus cuatro hijos. Salía diariamente a las calles en busca de conocidos, amigos o familiares que le prestaran un poco de dinero o que le regalaran lo que les sobrara para llevarles de comer a sus hijos. Por este gran esfuerzo, dedicación y amor hacia su familia, Mirna Pancardo fue siempre un ejemplo de inspiración para Victor y Sergio..

Una de sus anécdotas más significativas es que siempre usaron los uniformes viejos de sus primos o de la gente que se los regalaba para poder asistir a la escuela, cuentan que nunca tenían dinero para comprar nada en el recreo, ni una paleta y tenían que fingir que no tenían hambre para no ser humillados por sus compañeros.
                                                                                                                          
             Victor Pancardo         Sergio Pancardo
Su madre sufrió humillaciones de muchas personas, por esto el siguiente acontecimiento es lo que marcaría la vida de los hermanos Pancardo: En una navidad, Mirna, Sergio, Víctor, Dora y Mauro fueron los primeros en llegar a la casa del familiar donde se realizaría la cena, ya que ellos no tenían dinero para realizar una propia. Esa noche en especial, en el árbol de navidad había varios regalos que tenían los nombres de ellos, pero un regalo muy grande en particular, que decía el nombre de su madre, los emocionó mucho pensando que sería la televisión con la que tanto soñaban. Llegó el momento de abrir los regalos y los asistentes comenzaron a gritar: “¡Que lo abra! ¡Que lo abra!” Al desenvolver el regalo, Mirna descubrió que dentro se encontraban un montón de galletas marías y otras galletas de las más corrientes; los asistentes sabían que Mirna y sus hijos no tenían para comer y por ello les hicieron esta cruel broma. 

Ese día por primera vez, Víctor y Sergio, al ver las lágrimas y humillación de su madre, comprendieron que tenían que cambiar sus vidas y que no podían continuar así. Ellos nos comentan lo más terrible de aquella situación: “Por desgracia éramos tan pobres, que tuvimos que llevarnos esas galletas para poder comer los siguientes días”. 

Llegaron a su hogar de tres por tres metros, donde no había luz o gas para cocinar, donde el piso era de tierra y diariamente convivían con arañas, ratones, pulgas y demás bichos que merodeaban alrededor de sus camas. Esa noche surgió una idea en su mente: el sueño de no volver a ser pobres, el sueño de darle una vida mejor a su madre, el sueño de triunfar. Los hermanos Pancardo dicen: “Cuando tú tienes un sueño y el deseo ardiente de lograrlo, el universo conspira para hacerlo realidad”. A partir de ese momento trabajaron de maquileros textiles, barrenderos, ayudantes de albañil, pintores, ayudantes de peluquería, en camiones de basura, limpiando alcantarillas, entre otros oficios. Un día, en su adolescencia, comenzaron a llegar las respuestas. 

Víctor García Pancardo en el último grado de preparatoria es invitado a una conferencia motivacional para padres e hijos en la cancha de su escuela, en ese tiempo era un chico rebelde, indisciplinado y con mucho rencor hacia la vida. No informó de esta ponencia a su madre porque a él no le interesaba, aunque fue obligado a asistir. Víctor se sentó hasta el final de las gradas para poder molestar a sus compañeros de adelante; sin embargo, hubo un momento en que el conferencista dijo: “Tú puedes lograr lo que tú quieras sin importar en dónde naciste, los padres que te tocaron, seas pobre o rico, tú puedes lograr tus sueños”. En ese momento, Víctor dejó a sus amigos y bajó las gradas para sentarse frente al conferencista, e hizo lo que nunca había hecho, comenzó a anotar todo lo que el ponente decía. 

Al terminar la plática, estaba tan emocionado que trató de acercarse al conferencista, aunque le dieron prioridad a los padres de familia. Víctor fue el único joven que se esperó hasta el final para poder hablar con él y con lágrimas en los ojos trató de darle un abrazo, pero antes de hacerlo el conferencista lo abrazó a él y Víctor le dijo: “Por fin sé que quiero ser en la vida”. El conferencista le preguntó: ¿Qué quieres ser? Víctor respondió: “Yo quiero ser como usted”. El conferencista lo miró a los ojos y dijo: “Tú lo puedes hacer”. 

 





  Víctor graduándose de la secundaria. (Su madre con mucho esfuerzo le llevó un regalo).


 
 
Colonia Coaxoxpa, Teziutlán, Puebla. (Casa en donde vivieron en su infancia).


 
El destino conspiraba y los hermanos comenzaban a atraer las señales necesarias para salir adelante. Días más tarde, Sergio encontró una nueva señal. Caminando por la feria del libro de su municipio, entre los libros de oferta viejos y maltratados que ya nadie compra, observó un libro que se titula: ¿Por qué triunfan los triunfadores?, de Art Garner, y lo compró por veinte pesos, que en ese tiempo ese dinero alcanzaba para comer un día. Sin embargo, decidió comprarlo porque siempre se había hecho esa pregunta: “¿Por qué unas personas tienen más que otras?”. Ese invaluable libro le dio grandes respuestas y Sergio llegó a esta conclusión: “Tú puedes lograr lo que tú te propongas sin importar en dónde naciste, los padres que te tocaron, si tienes dinero o no lo tienes, tú puedes lograrlo”. El mismo mensaje que Víctor había recibido. 

A partir de estas señales fue que ambos hermanos tuvieron la idea de formar el único dúo de conferencistas en México. Los hermanos Pancardo pertenecieron a grupos religiosos y llegaron a ser líderes de los mismos. En estos grupos desarrollaron la facilidad de palabra, impartiendo temas de desarrollo humano a miles de jóvenes. A pesar de esto, la realidad económica en la que vivían no cambiaba y se dieron cuenta que los cursos para ser conferencistas eran demasiado caros y que muchas veces no había qué comer. 

Es por ello que deciden emprender el vuelo y lograr a toda costa su sueño de ser conferencistas. Durante algún tiempo vivieron en Jalapa, Veracruz, y estudiaron dos años de carrera universitaria. Consiguieron préstamos por doquier, pero quien creyó en ellos principalmente fue el señor Juan Antonio Martínez, que en ese tiempo era diputado federal de Puebla, los apoyó para comprar un equipo básico de sonido y trabajar con lo único que sabían hacer: cantar. 
 
Libro que inspiró a los Hermanos Pancardo a lograr sus sueños. (Aún lo conservan como un tesoro).



Después de cantar en los camiones. (Víctor tocaba un pandero y Sergio la guitarra).


 
Cantaron en bares, antros y fiestas con la finalidad de ahorrar dinero para los cursos necesarios; sin embargo, el dinero no era suficiente porque también debían mantener a su madre y Sergio a su pareja e hija pequeña, por lo que deciden cantar en los camiones de transporte público y así emprender un viaje de ciudad en ciudad. Para emprender este aventura tuvieron que dejar atrás a su madre y a la hija pequeña de Sergio, a quienes les mandaban dinero cada semana.

Durante este recorrido conocen y entrevistan a su gran maestro, el conferencista internacional Francisco Yañez, quien les abre las puertas de su casa y comparte su conocimiento con ellos gratuitamente, orientándolos sobre cómo ser conferencistas. Este encuentro los llena de motivación y por azares del destino llegan a una de las ciudades más hermosas de México: Guanajuato. 


Sergio y Víctor cantaban en los camiones en cada ciudad por la que pasaban, siempre les cooperaban con alguna moneda, pero en ningún lado les habían cooperado tanto en un camión como en Guanajuato, donde decidieron quedarse y juntar el dinero que necesitaban. 

Algunas noches durmieron en un auto viejo donde el frío era intenso y temían que alguien los asaltara o quisiera hacerles daño.
 
Cubilete de Gto. Lugar donde amablemente esta familia les daba alimentos
sin cobrarles un solo peso.

De sus primeras conferencias en pueblitos; sin luz, techo ni sonido
daban lo mejor en sus conferencias.
Los hermanos Pancardo tenían que subirse a cantar a cuarenta camiones al día para poder sacar su meta de dinero durante tres meses. En este tiempo vieron cómo llegaban más cantantes o payasos, y a las dos horas de trabajo se iban, pero ellos nunca paraban desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche. Ellos aseguran que al segundo mes Víctor escupía sangre de la garganta y a Sergio le sangraban los dedos por tocar la guitarra, a pesar de todo reunieron el dinero necesario. Cuando tuvieron los fondos para los cursos buscaron a cada maestro a sus casas, a cada coach, y se entrenaron con los mejores, incluso algunos de ellos les dieron la capacitación gratis al conocer su historia de vida. Al regresar a casa dieron más de cien conferencias en escuelas rurales, telesecundarias y preparatoria de los municipios cercanos a su ciudad natal; en estos lugares sufrieron todo tipo de adversidades en los escenarios y gracias a ello lograron tener una experiencia tremenda en manejo de todo tipo de públicos. 

Después de muchos intentos y varias decepciones lograron dar su primera conferencia profesional en Ixtapa Zihuatanejo. 

Los Hermanos Pancardo jamás se habían subido a un avión, sólo recuerdan que los veían desde abajo a lo lejos, una pequeña lucecita que brillaba en las noches o en el día, como iban dejando una cola de humo mientras volaban, y se decían así mismos que algún día volarían todo el tiempo para transmitir sus mensajes hasta los lugares más lejanos. Al subirse por primera vez al avión la experiencia fue tan extraordinaria para ellos que dijeron que jamás se dormirían en un vuelo y que la gente no valoraba la hermosura del cielo, cosa que no cumplieron ya que ahora debido a tantos viajes lo primerpo que hacen es aprovechar el avión para descansar.

Cuentan que cuando llegaron al hotel cinco estrellas, la sorpresa muy grande y estaban muy emocionados ya que nunca se habían hospedado en un lugar así. No tenían idea de para que era la pulcera del "Todo Incluido" ni entendían porqué para abrir la puerta de su habitación la llave era una tarjeta. Los clientes estaban en la mira desconfiados y un poco arrepentidos al verlos tan jóvenes y con ropa sencilla, por lo que tuvieron que ser muy inteligentes y excelentes actores para que los nervios no les ganaran y fingir que eran personas de mundo y quedarse en ese tipo de lugares era muy común. Tampoco se habían subido a un elevador, por lo que tuvieron que esperar hasta que alguien subiera para observar como lo hacía. Realmente eran extremadamente ignorantes en ese tipo de asuntos, pero tenían que acostumbrarse por que sabián en el fondo de su corazón que su destino era viajar por todos lados para inspirar y motivar a miles personas que como ellos han tenido grandes adversidades que los han desmotivado a seguir intentando lograr sus sueños. A pesar de todo la conferencia fue ttan exitosa que se motivaron mucho mpas para seguir adelante con su carrera sin embargo después de esa conferencia no se volvió a concretar ningún trato hasta poco después de un año. Los 
Hermanos Pancardo nunca perdieron la FE y siguieron persistiendo hasta lograr su sueño realidad. 
 
 
Hoy en día han capacitado a las mejores empresas e instituciones de México y varios lugares de América Latina, Son escritores del Libro "Tocando el Alma" y han participado en importantes programas de radio y su historia de vida fue publicada en Hechos AM. VER VIDEO Tienen un doctorado honoris causa en Motivación y psicología transpersonal, así como más de trescientos reconocimientos nacionales e internacionales de importantes empresas y universidades.
Como empresarios fundan la organización de conferencistas Internacionales (OCI) Una de las agencias de conferencistas mejor posicionadas en internet representando a conferencistas y personalidades como: Yordi Rosado, Omar Chaparro, Silvia Olmedo, Alvaro Gordoa entre muchos más..

Actualmente se encuentran en la grabación de su primer disco de canciones motivacionales con un gran compositor mexicano de importantes artistas como Diego Verdaguer, Cristian Castro, Intocable, Yahir entre otros, y escribiendo lo que será su próximo libro el cual pretenden se venda en las mejores librerías de México. El camino aún es muy largo para estos hermanos que domostraron que no hay sueños imposibles cuando se tiene confianza en si mismo y la FE de que lo que quieres puede ser posible a pesar de las adversidades.

Todo sobre los conferencistas famosos hermanos Pancardo en: www.hermanospancardo.com

 
 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Ingrese este código para prevenir el spam *